Nada ha cambiado, pero nada es igual

Via La Vanguardia

By Mingus B. Formentor

Todo lo que sucede, sucede hoy. Nada ha cambiado, pero nada es igual. En el texto del tema que da título al último trabajo discográfico de David Byrne, el que acredita en comandita con Brian Eno (Everything that happens),se encierra la clave de su actual oferta concertística. ¿Propósito central? Pues ofrecer una soberbia y actualizada lección de repaso al núcleo duro de su obra, la esculpida por los cuasimíticos Talking Heads en aquel triplete de discos que produjo Eno, y mostrarlo sin solución de continuidad junto a lo que acaban de cincelar a dúo ese par de británicos quintaesenciales en la historia del pop-rock.

Yafe que se sale del envite con sobresaliente soltura. Incluso bordeando la matrícula de honor al percutir con magistral sagacidad en ese principio tan esencial de toda actividad artística seria: menos es más. La belleza y la creatividad auténticas nunca han hecho demasiadas buenas migas con el barroquismo.

David Byrne es un gran maestro. Y como tal se presenta. Ligero de equipaje a pesar de integrar coristas y bailarines junto al quinteto de músicos hasta alcanzar la cifra de un equipo de fútbol en escena. Todos vestidos de blanco de pies a cabeza. El color anida en música y movimientos, simples, puros, desnudos, cuasiinfantiles. La honda raigambre de negritud la lleva incorporada la obra musical de Byrne en sus cromosomas. Cuatro trazos de línea clara le bastan y sobran a ese enorme y polifacético artista para ofrecernos una paleta musical que se sustancia en radiante, terso y abductor arco iris.

Del nuevo material presentado, la palma comunicativa se la llevó sin duda Poor boy,todo un trallazo. Y en todo caso, para mi gusto todo sonó mucho más atractivo que la grabación discográfica. Y entre los añejos evergreens,pues qué decirles de joyas como Houses in motion,Crosseyed and painless,Burn under punches,Once in a lifetime,The great curveo Burning down the house revisitadas en estado de gracia. Incendió la casa, vaya si la incendió. Enorme Byrne. Quintaesencial, inequiparable, una de las indiscutibles cimas de la historia del pop-rock.

December Radio David Byrne Presents: Arabia

More Info